PESADO N°1

1275947_facebooklogopixabay_638327

Era tan pesao tan pesao tan pesao en el facebook que cuando subía una foto de su rostro, donde otros reciben algún tipo de reacción como queriendo manifestar la simpatia que sienten por uno, a el ni siquiera lo negaban.

Era tan pesao tan pesao tan pesao en el facebook que aunque pusiera palabras de dolor y llanto nadie mostraba la más mínima compasión ni empatía.

Era tan pesao tan pesao tan pesao en el Facebook que sus amigos sentían vergüenza ajena con sus tonterías.

Era tan tan tan pesao en Facebook que ni siquiera su madre soportaba la absoluta dependencia de su hijo.

Era tan tan tan tan tan pesao, que solo quien no lo conocía en persona mostraba un cierto interés por sus emociones.

Tan tan tan pesao era que ni siquiera los bizcos enfocaban a su foto.

Fíjense si era pesao pesao que nadie quería ni siquiera una sola palabra de su boca y menos escrita.

Tan tan pesao en el facebook que termino poniendo peinetas a destajo y nadie se dio por aludido.

Fijense hasta que punto era pesao que cuando tiraba un dardo envenenado directo al subconsciente de sus oponentes, estos no estaban conectados.

Era de tal grado la pesadez que confundió lo que escribía con el grado de popularidad invisible.

Así era Señores. Así era y así murió, en la más profunda de las soledades merecidas y nunca supo que en realidad la vida estaba ahí fuera y que le estuvo esperando todo el rato.

Era pesado de cojones.

Hasta tal punto que subía una foto de una langosta que se estaba comiendo y nadie mostraba el más mínimo interés.

Para que os hagáis una idea. Era tan tan tan tan tan pesado que un buen día tuvo un hijo, publico la noticia en el facebook junto con la foto de su retoño y en la vecindad se escucharon dos aplausos hirientes y secos.

Su pesadez no tenía limites, prueba de ello sus infumables creaciones que no gustaban ni siquiera a sus seguidores.

Así era y asi vivió. Consumido por el odio a sus semejantes y derrumbado por la insistente sensación de no tener en la vida ni un solo ser que no pensara que era el tío más pesado de toda la comunidad Facebook.

Así murió,

condenado, sobornado, desahuciado, desterrado, desorientado, desengañado, desnudo, y endeudado.

Ese fue su fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s